Catálogo 

Un psicoanalizante aporta este brevisimo sueño: la imagen de la letra H. Está dibujada en color blanco sobre un cartel de fondo azul. Estas precisiones abren la interpretación: H cifra el significante “hospital”. Se trata, de hecho, de una transliteración ya que de esa imagen a esta palabra hay toda la distancia de una escritura ideográfica a una escritura alfabética. No sin provocar la risa divertida viene la interpretación: la víspera, su psicoanalista había intervenido de una manera intempestiva y esta H, que remite por contiguidad a la conminación “¡Silencio!”, viene a significar al psicoanalista que tiene que mantener su lugar… y nada más. 
Con su reinscripción en otra parte (la operación analítica efectiva), al ser que puede leer su huella se hace “dependiente de un Otro cuya estructura no depende de él”. Esta fórmula de Jacques Lacan sitúa la clínica analítica –una clínica del escrito– como la de los avatares de esta dependencia. Al recorrer aquí sus diversas formas (toxicomanía...

¿Como habrá podido Lacan — si es que ha podido - tocar decisívamente los fundamentos mismos del psicoanálisis y por lo tanto atentar contra un buen número de postulados Freudianos sin que por ello el psicoalálisis así recompuesto haya dejado de ser freudiano? La respuesta en lo sucesivo recibida coma preconcebida,. esa que se llama "retorno a Freud" no basta o ya no basta: ese retorno fue un medio, un momento también, no una razón.

Del mismo modo resulta que esta secuencia Freud y después Lacan no se deja identificar con ninguno de los casos de cambio de paradigma registrados por Thomas Kuhn. Aquí se muestra que ella, en su singularidad no es abordable más que con la ayuda de cierto número de conceptos (método, campo, caso, paradigma, disciplina, análisis, razón, escuela; etc). cuya red permite situar la acción de ciertos personajes, (el analizante, el alumno, el maestro, el secretario) según el despliegue de una historia constantemente en el aire, la del camino abierto por Lacan. lsomo...

 

Sonrisa

Una enferma intigrada, incluso algo escandalizada:

-¿porqué sonríe usted?

Lacan:

-no hay razón para que yo no sonría

Please reload

© 2015 Editorial Psicoanalítica de la Letra

EPEELE

  • Facebook Clean