Autor: Jean Allouch

 

¿Como habrá podido Lacan — si es que ha podido - tocar decisívamente los fundamentos mismos del psicoanálisis y por lo tanto atentar contra un buen número de postulados freudianos sin que por ello el psicoalálisis así recompuesto haya dejado de ser freudiano? La respuesta en lo sucesivo recibida coma preconcebida, esa que se llama "retorno a Freud" no basta o ya no basta: ese retorno fue un medio, un momento también, no una razón.

Del mismo modo resulta que esta secuencia Freud y después Lacan no se deja identificar con ninguno de los casos de cambio de paradigma registrados por Thomas Kuhn. Aquí se muestra que ella, en su singularidad no es abordable más que con la ayuda de cierto número de conceptos (método, campo, caso, paradigma, disciplina, análisis, razón, escuela; etc). cuya red permite situar la acción de ciertos personajes, (el analizante, el alumno, el maestro, el secretario) según el despliegue de una historia constantemente en el aire, la del camino abierto por Lacan. lsomorfismo epistemológicamente notable: mientras Freud reeditaba el texto de Maquiavelo inaugural del discurso del método: (exclusión del azar, enseñanza recibida de los casos históricos), los dos primeros pasos de Lacan (teoría del yo, más tarde del sujeto), continuándolo, corresponden estrictamente a los dos últimos gestos por los que se cierra el discurso del método (el yo de Montaigne, el sujeto cartesiano). Así descubrimos el carácter analíticamente necesario de la continuidad, del y después; responde al hecho de que el psicoanálisis al no ser un movimiento de pura doctrina, al tener que ver con una locura que le responde nunca es, incluso en sus más pertinenetes descubrimientos,... completamente eso. Lo atestigua el sorprendente giro de 1975, por el cual el mismo Lacan debió poner en cuestión el temario real simbólico imaginario, su paradigma para el psicoanálisis freudiano.

FREUD, Y DESPUÉS LACAN

$250.00Precio

    © 2015 Editorial Psicoanalítica de la Letra

    EPEELE

    • Facebook Clean