Yo lo maté -nos dijo- es mi padre, nueva escritura de extraviada

 

Montevideo, Uruguay, 13 de diciembre de 1935: una joven y brillante estudiante de magisterio mata a su padre de varios balazos, la noticia en los periódicos sacude a la ciudad, luego vino el proceso: las declaraciones ante el juez de Iris Cabezudo -así se llamaba la joven- las de su hermano, la versión escrita por la madre, las declaraciones de otros testigos, los argumentos de la defensa, los peritajes psoquiatricos, y la sentencia del juez componen un primer conjunto de documentos, reunidos aqui por Raquel Capurro y Diego Nin.

Please reload

© 2015 Editorial Psicoanalítica de la Letra

EPEELE

  • Facebook Clean